Un exitoso procedimiento mediante el cual un robot dentista coloca implantes en la boca de un paciente, plantea esperanzas de que la tecnología podría evitar los problemas causados por el error humano y ayudar a superar la escasez de dentistas cualificados. Este procedimiento de instalación de implantes dentales, realizado completamente por un robot autónomo ha tenido lugar en China.

Los implantes se hicieron usando la impresión 3D y el robot es producto de los especialistas de la Cuarta Universidad Médica Militar de China y la Universidad de Beihang, según informa South China Morning Post. Su objetivo es excluir al factor humano de las operaciones médicas.

Los expertos chinos por primera vez pusieron a prueba su desarrollo en condiciones reales. En la operación, al paciente se le colocaron dos implantes impresos en 3D. El procedimiento tardó una hora.

Los médicos presentes se limitaron a observar las acciones del robot y no interfirieron en su trabajo. Los implantes se instalaron con un error de 0,2-0,3 milímetros, lo que corresponde a los estándares de precisión admisibles para tales operaciones.